Follow by Email

jueves, 12 de abril de 2012

QUE SE HUNDE EL BARCO



Estamos, sin duda alguna, ante un libro extravagante e irónico. Hablo de El Cristiano Mágico, novela traducida por primera vez al castellano y publicada por la Editorial Impedimenta. Este libro de Terry Southern (Texas 1924 – Nueva York 1995), es una sátira sobre el sueño americano, una crítica despiadada sobre el dinero, el poder, y la crueldad. Guy Grand es un multimillonario que no pone objeciones a gastarse cantidades ingentes de dinero en lo que podríamos definir como travesuras de niño grande. Todo el mundo tiene un precio, y Guy Grand está dispuesto a pagarlo si ello lleva implícita una satisfacción o diversión para él. Esa es la crueldad del libro, la compra sistemática de voluntades, la puesta en manifiesto de que todo el mundo es capaz de aguantar las vejaciones si ello lleva aparejado un beneficio económico. Guy Grand manipula películas (para lo que compra un cine), consigue que un campeón de los pesos pesados se comporte en mitad de un combate como un amanerado, o se hace con las acciones de una empresa cosmética por el placer de hacerla quebrar con sus peculiares ideas. Como fin de fiesta, compra un barco llamado El Cristiano Mágico, y contando entre sus pasajeros con lo más destacado de la sociedad, perpetra, con una refinada crueldad, un viaje que será toda una pesadilla.



Terry Southern posee una prosa ágil y divertida, un agudo ingenio que despliega en cada una de las páginas, una escritura sobria y clara no exenta de cierta inocencia. Bajo una aparente ingenuidad, se encierra una reflexión profunda sobre el ser humano, sobre nuestra condición precaria y la sicología compleja del hombre moderno. Aunque pueda parecer una obra rara, todo el mundo debería transitar esta novela llena de verdad, de momentos inolvidables y un personaje, Guy Grand, sublime.

No hay comentarios:

Publicar un comentario